MERY

Adopción

Mery era una gatita que vivía en la calle, supo buscarse la vida y encontrar alimento. Traía camadas de cachorros cada vez que entraba en celo y dado que no se encontraba en un sitio seguro sus cachorros acaban falleciendo. Un día una de nuestras voluntarias fue a un viver y justamente este era el sitio que Mery escogió para parir y criar a la última camada de cachorros que había tenido.

Ficha de datos

EdadNace 03/01/2017 aprox.
SexoHembra
LeucemiaNegativo
InmunoPositivo

Más información

Mery era una gatita que vivía en la calle, supo buscarse la vida y encontrar alimento de donde no había para poder sobrevivir. Traía camadas de cachorros cada vez que entraba en celo y dado que no se encontraba en un sitio seguro sus cachorros acaban falleciendo ya sea por enfermedad o por alguna desgracia como un atropello. Un día una de nuestras voluntarias fue a un vivero para comprar unas flores y justamente este era el sitio que Mery escogió para parir y criar a la última camada de cachorros que había tenido.

No estaban nada bien pues ella estaba muy delgada y sus tres bebés estaban ciegos de la infección que tenían en los ojos. Al ver en las condiciones que se encontraba y la desesperación de todo el personal del vivero, los rescatamos y desde ese entonces Mery forma parte de la gran familia de gatos del refugio.

Maggie fue adoptada aquí en España y Nati y Neo ya disfrutan de un hogar en Alemania. Mery es una gata que tiene un carácter reservado, ha sufrido tanto en la calle y ha pasado tantas penurias que para ella los humanos implican algo negativo. Era una gata que tenía un instinto de protección muy fuerte y no dudaba en defender a sus cachorros en cualquier instante. Esto sin duda ha formado un carácter especial en ella pues actualmente sigue sin dejarse tocar.

En estos meses que lleva con nosotros podemos asegurar que lo único que tiene Mery es miedo, miedo al que le van a hacer cuando me toquen, miedo por si recibe un mal gesto o quizás miedo a recibir un golpe. Poco a poco ha logrado sentirse cómoda y segura con la presencia de los voluntarios, ha mejorado mucho pues te pide comida húmeda que le encanta cuando te ve y se queda en su manta sin moverse sin huir donde se encuentra segura y protegida.

Debido al gran número de gatos que tenemos en el refugio y que las labores de medicación y limpieza ocupan gran parte de nuestro tiempo cuando estamos en él, los casos como Mery se nos hacen muy complicados porque no podemos dedicarnos a establecer un vínculo de afecto con ella y por lo tanto conseguir que mejore en sus miedos y que confíe.

Podemos decir que durante este tiempo y gracias a la relación positiva con la comida, el estar cómoda y sentirse segura por fin en un sitio. Respetándola y dándole su espacio, Mery ha avanzando, pero como comentamos anteriormente aún no se deja tocar y no podemos asegurar que en un futuro lo haga.

Mery es una gata muy sociable que se entiende perfectamente con el resto de gatos ya sean machos o hembras. Ella no se mete en problemas y respeta a todos por igual, lo cual ha hecho que encaje perfectamente en el grupo de gatos sin ningún problema. Incluso en la incorporación de gatos nuevos al grupo Mery no pone pegas y acepta con buenas intenciones a cualquier gato.

Debido a que no es una gata joven, tiene un carácter muy tranquilo. Apenas da ruido y es que le encanta disfrutar de una buena cama donde poder observar cómo transcurre el día en la gatera o simplemente descansar tomando el aire o el sol.

Mery busca una familia que tenga paciencia con ella y sobre todo que tenga experiencia con gatos. Necesita tener la estabilidad de una casa y poder tener contacto siempre con las mismas personas, esto hará que tenga grandes progresos y que logre crear un vínculo con las mismas personas lo cual facilitará mucho las cosas en cuanto a su confianza.

Mery busca un hogar donde poder ser feliz, el hogar tiene que tener protecciones en ventanas o balcones para evitar que pueda escaparse debido a sus miedos. En el refugio le encanta estar en la parte exterior, disfruta mucho del aire y del sol por lo que si su futura familia tuviera un balcón o jardín con protecciones (red segura y mosquiteras en ventanas) y este fuera lo suficientemente seguro, estamos seguros que Mery estaría encantada de poder seguir disfrutando de ello.

Lo ideal para Mery sería compartir la vida con un gato que fuera sociable, esto le ayudaría mucho a confiar en su nuevo entorno y facilita mucho también el crear la confianza tan necesaria con sus futuros dueños, mostrándole que no le va a ocurrir nada malo y que todo está bien.

Para complicar más la situación Mery es positiva en inmunodeficiencia felina, posiblemente tras vivir tanto tiempo en la calle en la situación tan dura de abandono en la que se encontraba, fue atacaba en algún momento por algún gato infectado y esto le hizo desarrollar la enfermedad.

Actualmente Mery está perfecta de salud y esto no le impide realizar una vida completamente normal, no presenta ningún síntoma y estado es perfecto. Desgraciadamente los casos como Mery son nuestros grandes olvidados, siempre hay un gato que llama más la atención por lo que están condenados a vivir muchos años en el refugio e incluso en muchas ocasiones muchos de ellos no llegan a conocer lo que es un verdadero hogar.

El refugio es un sitio muy estresante y duro en el que los inviernos con las temperaturas muy bajas se les hace muy complicado el no resfriarse o enfermar, tienen comida y agua que no les falta nunca, tienen higiene y atención veterinaria pero en ningún caso se puede comparar a la tranquilidad, comodidad y estabilidad que un hogar le proporciona y es tan necesaria en estos casos.

Mery positiva en Inmuno y negativa en leucemia y se entrega chipada, vacunada y castrada.

  • Contenido
  • Reseñas

    No hay reseñas de clientes en este momento.

    Escribe tu opinión

    MERY

    MERY

    Mery era una gatita que vivía en la calle, supo buscarse la vida y encontrar alimento. Traía camadas de cachorros cada vez que entraba en celo y dado que no se encontraba en un sitio seguro sus cachorros acaban falleciendo. Un día una de nuestras voluntarias fue a un viver y justamente este era el sitio que Mery escogió para parir y criar a la última camada de cachorros que había tenido.

    Animales relacionados